Pasos de viajera

Un fin de semana en Fuentidueña

un fin de semana en fuentidueña (segovia)- pasos de segovia

¿Te gusta el turismo rural? ¿Te gusta la historia y el mundo medieval? ¿Te imaginas ver un pueblo amurallado, en la loma de una montaña, vistas hasta el infinito desde lo más alto de la zona del castillo, con un río a sus pies en la zona baja, restos medievales, románicos e incluso celtibéricos? Fuentidueña, declarada Conjunto Histórico y Bien de Interés Cultural de España desde el año 2007 es hoy un pequeñito pueblo de Segovia, pero esconde una gran historia. ¿Te gustaría conocerlo?

Fuentidueña-Segovia-pasos de viajera

¿Dónde está Fuentidueña?

Pero primero tendremos que saber dónde se ubica. Fuentidueña no hay que confundirla con otro pueblo de Madrid, Fuentidueña de Tajo, ya que no tienen nada que ver. La que nos toca, “la villa”, se localiza al norte de la provincia de Segovia, a tan sólo una hora y media u hora y 45 minutos de Madrid. Sus coordenadas son 41°26′32″N 3°58′48″O y linda con los siguientes pueblos alrededor:

lindes Fuentidueña- pasos de viajera
Wikipedia

Por otro lado, su situación geográfica favoreció su adquisición de importancia en el tiempo, ya que se encuentra ubicada en un valle, con el río Duratón pasando a sus pies. Sin duda, desde lo más alto tenía unas vistas muy estratégicamente elegidas, que favorecían el avistamiento de enemigos o visitantes en cualquier dirección y desde bien lejos, ayudando así su defensa.

¿Por qué fue tan importante Fuentidueña?

Fuentidueña fue un importante señorío jurisdiccional, creado en 1443 por el rey Juan II de Castilla a favor de Pedro de Luna y Manuel, hijo natural de Álvaro de Luna, condestable de Castilla. Ser el condestable de Castilla no era un título cualquiera, sino que era uno de los mayores honores de España. En él recaía el mando supremo del ejército y tenía el derecho de llevar pendón (bandera), mazas (símbolo de poder y militar) y rey de armas (título de dignidad y honor que daban los reyes a los caballeros más esforzados). El condestable era el máximo representante del rey en ausencia del mismo. Por lo tanto, imagina que el hijo del condestable, fue galardonado con el señorío de Fuentidueña, así puedes entender la importancia que tendría entonces la villa, para hacernos una idea.

Así fue como se creó la Casa de Fuentidueña, que fue una casa nobiliaria española, originaria de la corona de Castilla (por el rey Juan II de Castilla que hemos mencionado), y se remonta por lo tanto al siglo XV. La Casa de Fuentidueña generó con el tiempo el condado de Fuentidueña, un título de nobleza que se otorgó a la Casa de Luna. Por eso, si andas por las calles de la villa, sobre todo por la zona alta del pueblo, que fue la más prominente, se pueden aún encontrar escudos de esta familia en varias fachadas de casas. Cuando las miro, me parece respirar historia y me transportan a épocas muy lejanas.

Como punto curioso, ya que la familia Luna seguro que te ha resultado familiar, cabe destacar que el actual conde de Fuentidueña no es ni más ni menos que D. Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, hijo primogénito de la famosa duquesa de Alba.

escudo de la Casa de Luna - pasos de viajera
Escudo de la Casa de Luna
escudo de Fuentidueña - pasos de viajera
Escudo de Fuentidueña
Escudo de Fuentidueña en la fachada del Ayuntamiento

¿Cuál es el origen del nombre de Fuentidueña?

La palabra “Fuentidueña” significa literalmente “Señora de las Fuentes” (fontis donna, en latín) y esto se debe a que, en realidad y hasta nuestros días, esta villa es muy rica en agua. En Fuentidueña existen más de 30 manantiales y dos ríos, el Duratón y el Fuentes. El río Duratón nace en Madrid y desemboca en el río Duero, habiendo pasado por Fuentidueña. Y el río Fuentes es un río que nace en la misma Fuentidueña y tras unos metros, desemboca en el río anterior. En cuanto a los manantiales, muchos no tienen nombre y otros se pueden visitar e incluso beber agua de ellos. Puedes ir al manatial de los caños, el manantial de la cigueña, el manantial del convento, el manantial de trascastillos y muchos más.

Manantial del salidero
manantial de la cigueña-fuentidueña-pasos de viajera
Manantiales y fuente de la cigüeña

¿Qué ver en Fuentidueña? Monumentos de la villa

Efectivamente, al haber sido un lugar tan reconocido, aquí se dejó dinerito y dinerito del bueno. 

El 8 de marzo de 2007 buena parte de la villa fue declarada Conjunto Histórico. Porque, la verdad, se lo merece. 

Sin embargo, la historia de Fuentidueña no data del siglo XV como te habrá podido parecer, sino que en esta noble villa se asentaron desde la antigüedad diferentes pueblos como los vaceos, celtas, arévacos, romanos, visigodos, judíos y árabes. Así, Fuentidueña, aún conserva vestigios de muchas épocas.

Si visitas la villa de Fuentidueña un fin de semana tienes tiempo suficiente para recorrerla entera y descubrir todos sus encantos. A continuación, te voy a hacer un recorrido desde lo más alto del pueblo hasta abajo, en el que te iré contando los monumentos y datos curiosos de la villa que no te puedes perder.

Si deseas descargarte el mapa turístico más grande y con mejor calidad de imagen o folletos informativos sobre los monumentos de Fuentidueña, visita este enlace.

Mapa turístico de Fuentidueña

1. La Necrópolis

Sin duda, lo más antiguo que te puedes encontrar en Fuentidueña es su impresionante Necrópolis. Una necrópolis es un cementerio o lugar destinado a enterramientos. La de la villa se encuentra en lo más alto del pueblo. Está formada por una sucesión de tumbas situadas alrededor de las ruinas de la Iglesia de San Martín (que hoy en día alberga también otro cementerio más moderno en su interior y que se puede ver a través de su puerta verjada). Se trata de unas doscientas sepulturas antropomorfas que datan del siglo X hasta el XVII talladas en la roca y que realmente impresionan ver.

Las primeras prospecciones arqueológicas llevadas a cabo en ellas datan de los meses de julio de 1972 y 1973, cuando fueron estudiadas 40 y 60 respectivamente. Los esqueletos estaban bien conservados al tratarse de tierra caliza y no tenían ajuar.

Hoy en día, parecen tumbas abiertas en piedra de un color muy oscuro y de diferente longitud. Son como agujeros con forma de cuerpo humano. Se ve dónde estaba la cabeza pues tiene un hueco especial con forma de herradura o trapezoidal. Además, tienen los bordes rebajados para encajar mejor las losas de piedra que las cubrían. La mayoría eran de adultos, pero también hay de niños y bebés. Parece un poco gore, pero resulta interesante conocer los cementerios de nuestros ancestros, que forman parte de nuestra cultura y raíces. Además, hoy en día es un espacio que se ha rehabilitado, instalando vallas para su conservación y hasta un atrio desde donde se pueden observar todas las tumbas desde lo alto perfectamente. Existen también varios carteles explicativos (que nos irán acompañando en los puntos más turísticos de nuestra ruta por Fuentidueña), que ayudan a la contextualización del lugar y explican los ritos funerarios que se ejercían.

2. Las ruinas de la iglesia de S. Martín

iglesia de san martin-fuentidueña-pasos de viajera
Ruinas de la iglesia de San Martín en Fuentidueña
cupula san martin-fuentidueña-cloisters-pasos de viajera
Cúpula de S. Martín en el Cloisters Museum de Nueva York

Casi desde cualquier parte de la villa podrás ver, en lo más alto, las ruinas de San Martín, que está enfrente de la puerta sur de la muralla y rodeada por las tumbas celíbericas de la Necrópolis. Las ruinas de la iglesia de San Martín fueron declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento Histórico Artístico en 1931. Fue un templo cristiano de estilo románico, construido en dos etapas. A saber, su torre y única nave se erigieron en el s.X y el ábside a mediados del s.XII. Consta que en esta iglesia el Rey Alfonso VIII celebró la festividad de San Martín, de ahí el nombre. Tristemente, a mediados del siglo XIII, la iglesia comienza a abandonarse y se encuentra en ruinas desde el año 1612.

Dato curioso: si quieres ver el ábside de esta iglesia la podrás encontrar en… ¡Estados Unidos! En 1957 fue vendida y trasladada, piedra a piedra (370 toneladas), primero en camiones hasta el puerto de Bilbao y de ahí en barco hasta el Museo de los Claustros (The Cloisters Museum), en Nueva York.

Como pago se recibieron las pinturas de San Baudelio de Berlanga y una cantidad de dinero que se utilizó para la restauración de la iglesia de San Miguel Arcángel, en la zona alta de la villa, que también se encontraba muy deteriorada.

Parece mentira que parte de nuestra herencia se encuentre tan lejos hoy en día de su lugar de origen. En los últimos años el pueblo de Fuentidueña está intentando recabar fondos para la creación de un espacio cultural en el que se pueda explicar esta parte de la historia del Patrimonio Histórico de España para el conocimiento de sus visitantes.

Si te interesa saber más al respecto, puedes encontrar más información en el libro “La arquitectura española en sus monumentos desaparecidos“, escrita por el historiador y crítico de arte español Juan Antonio Gaya Nuño.

3. La muralla de Fuentidueña

muralla fuentidueña - pasos de viajera
Muralla de Fuentidueña

La muralla de Fuentidueña es una construcción militar que se construyó entre los siglos XII y XIII. Está formada por tres paños de muro en los lados norte, sur y oeste del pueblo, mientras que el este se protege por un cortado natural sobre el río Duratón. Su estado está muy deteriorado en muchas partes y otras han sido restauradas. Conserva como accesos al recinto la puerta del Palacio, la puerta de la Calzada y la puerta de Alfonso VIII.

Puerta del Palacio, puerta de entrada principal a Fuentidueña, al oeste
puerta de la calzada-fuentidueña-pasos de viajera
Puerta de la Calzada, al norte
puerta Alfonso VIII-sur-Fuentidueña-pasos de viajera
Puerta de Alfonso VIII o de Trascastillo, al sur

Si te encuentras en las ruinas de San Martín y, siguiendo nuestro recorrido, estarás justo enfrente de la puerta de la muralla de Alfonso VIII. Te recomiendo que la atravieses para llegar a la zona sur, extramuros. La mejor visión de la muralla se consigue desde ahí sin duda. La zona de trascastillos es sobrecogedora, ya que, fuera de esta puerta no hay más construcciones, sino que los prados dominan el paraje. Tu imaginación fluye y puedes hacerte una idea de la importancia de la ubicación que tenía esta muralla y sus torres. Sería muy fácil avistar a cualquiera que quisiera acercarse al pueblo por esta parte. Además, si continúas el camino, un poco más lejos puedes encontrarte con otro de los manantiales naturales de la villa, el manantial de Trascastillos. Con el tiempo se ha intentado mantener, creando una pequeña fuente en torno al él, pero en ocasiones se deteriora o la misma naturaleza la engulle. Así que nunca sabes cómo te la vas a encontrar, pero es un paseo bonito ya que a la vuelta observarás la muralla en todo su esplendor.

4. El castillo de Fuentidueña

Imagen: turismodeobservacion.com
Castillo de Fuentidueña. Imagen: castillosdelolvido.com

En esta zona alta de Fuentidueña, junto a la puerta de Alfonso VIII y enfrente de la Necrópolis y la iglesia de San Martín podrás ver un recinto vallado con una puerta siempre cerrada. Se trata de la zona del castillo de Fuentidueña, hoy en día cerrado al público por ser privado. En su interior se han creado unas bodegas que producen al año un número muy limitado de botellas de vino.

El castillo de Fuentidueña está formado por un conjunto disperso de restos de edificaciones, torres y muros, situados en la parte alta de este amplio recinto amurallado, apenas visible desde el exterior. El castillo en su época tenía una función de alcázar (castillo o palacio fortificado), así que ayudaría a refugiarse, como último reducto, en caso de que fuera tomada la población.

Tiene una planta pentagonal irregular, ocupando una superficie aproximada de 5.000 m², y en un terreno con muchos desniveles, que contiene un amplio foso y una barbacana (estructura defensiva medieval).

Aunque la cronología del castillo es dudosa, las actuales ruinas, formadas por mampostería, rellenas de cal y canto, tienen características que inducen a pensar una procedencia de alguna reforma de los siglos XII al XIII.

Nadie se podría imaginar hoy que este castillo, en realidad, tuvo gran importancia durante el reinado de Alfonso VIII. Aquí, otorgó testamento el 8 de diciembre de 1204, concertó la paz con el rey de Navarra y descansó después de la batalla de las Navas de Tolosa. Hacia 1250 también lo visitó el rey Alfonso X, el Sabio. Y el rey Sancho IV, en octubre de 1308, otorga privilegios cristianos a quien quiera vivir aquí, al comprobar que la población era mayoritariamente judía.

Sin embargo, en la década de los años 70, del siglo XX, el Ministerio de Hacienda subasta el castillo con un precio de salida de 25.000 pesetas, pasando así a manos privadas.

5. Bodegas de Fuentidueña

Bodegas de Fuentidueña - pasos de viajera
Bodegas de Fuentidueña

Si comenzamos nuestro descenso hacia el pueblo, podemos seguir el camino de las bodegas, que se encuentra señalizado. Estas bodegas están excavadas en la roca y cada una es única y diferente. Aunque guardan una estética parecida, cada cual tiene su puerta diferente (algunas con unos cerrojos más grandes y altos que mi dedo), y una entrada que puede tener mesas y bancos, un espacio para la hoguera o ser sencilla sin nada. Mis sobrinos las llaman las “casas de los enanitos” y es divertido imaginárselo.

Se componen de un cañón, normalmente en descenso y varios nichos donde se fermenta y almacena el vino. La mayor parte de las bodegas datan de principios del siglo XIX y son escasas las que poseen lagar en su interior, debido a la existencia de lagares comunales que funcionaban por el sistema de cargas; cada vecino tenía derecho a prensar un número de cargas de uva.

Hoy en día, algunas siguen manteniendo su uso original, de manera privada, y son lugar de reuniones y meriendas; otras están abandonadas. Se juntan las peñas y la gente de todas las edades en las fiestas.

6. La iglesia de San Miguel

Foto: arandahoy
iglesia san miguel-fachada-fuentidueña
Foto: villaytierrafuentiduena

Parece mentira que un pueblo tan pequeño albergue 3 iglesias en su interior, pero así es.

La Iglesia de San Miguel está dedicada a S. Miguel Arcángel, patrón de la villa y fue declarada Bien de Interés Cultural en 1995. Es un templo católico románico del siglo XII. Consta de una sola nave. El pórtico, el ábside y la torre, son sus elementos más significativos. Sin duda, tiene puntos muy interesantes, como sus canecillos, decorados con motivos zoomorfos y antropomorfos. Si visitas esta iglesia, tómate el tiempo de dar toda la vuelta a la misma observando todos sus canecillos. Los canecillos son las cabezas de la viga que asoma al exterior y soporta la cornisa o alero, utilizados con el tiempo como elementos meramente decorativos e instructivos. Piensa que en la Edad Media el nivel de analfabetización era muy elevado, la población no sabía leer ni tenía acceso al conocimiento más que a través de la Iglesia. Así que ésta, procuraba dar una visión del exterior, ofreciendo ejemplos visuales de plantas exóticas, animales (como elefantes y lobos) e incluso, pecados y vicios a evitar.

Dato curioso: ¡Te reto a encontrar el canecillo de la pareja haciendo el amor! Este can me parece muy divertido y el más erótico y explícito que podrás encontrar en una iglesia. Era la educación sexual que se tenía en el siglo XII y la visión del pecado de la lujuria.

Otro punto muy original que tiene la iglesia de San Miguel son los tableros de juegos que puedes aún ver en las piedras de la galería de la fachada norte. En la Edad Media, la iglesia era considerado un punto social, la gente iba a rezar y aprender pero también a ver a sus vecinos. Se pasaban muchas horas allí, por lo que también se entretenían y divertían. Estos tableros están labrados en las piedras y se pueden aún usar. Tienen pequeñas oquedades para colocar las fichas y las reglas son parecidas a las de las 3 en raya. En la Semana Cultural que se celebra en agosto en Fuentidueña se ha comenzado a fomentar de nuevo el uso de estos juegos y te enseñan a jugar. ¡Es muy divertido!

Si te interesa saber más sobre la arquitectura de iglesia de San Miguel, te aconsejo leer este artículo de Arquivoltas, sin duda un deleite y muy interesante.

Canecillo erótico. Foto: Arquivoltas
Fuentiduena juego iglesia de san miguel - pasos de viajera - brujulea
Tableros de juegos. Foto: Brujulea

Por cierto, tal y como comenté, San Miguel es el patrón de la villa y se celebran sus festividades cada año el fin de semana más próximo al 29 de septiembre. Ese fin de semana dan lugar misas especiales, se saca la figura de San Miguel por la zona alta del pueblo, se bailan jotas regionales y hay música en directo. También se organizan torneos de juegos de mesa y al aire libre: jornadas de tute, mus, petanca o chito tienen cabida. Y, para la diversión de todos, hay un concurso de disfraces para todas las edades y animaciones con premios y rifas.

7. El Hospital de Santa María Magdalena

hospital de la magdalena-fuentidueña
hospital de la magdalena-fuentidueña-pasos de viajera

Muy cerquita de la iglesia de San Miguel encontrarás el Hospital de la Magdalena, que data del s. XVI. Fue un recinto hospitalario fundado en el año 1540 por doña Mencía de Mendoza. En la fachada norte se pueden distinguir hasta cuatro alturas, tres de funcionalidad hospitalaria y un sótano de almacén.

Al principio, se dedicó a atender a leprosos, y más tarde, comenzó a albergar por una noche a pobres, excepto que estuvieran enfermos y necesitaran más días, siempre que pudieran acreditar que no eran gentes ‘de mal vivir’. El día de San Lázaro (17 de diciembre) un fraile del Convento de la villa predicaba en este hospital. 

Estuvo en funcionamiento hasta mediados del siglo XIX (año 1853) en que fue incautado por el Estado y anulado su uso. Fue un centro asistencial de gran importancia, ejemplo del método sanitario aplicado durante la Edad Moderna y que tan notables servicios otorgó a la sociedad civil de la época.

Dentro de la tipología de hospitales renacentistas constituye igualmente un caso ejemplar, por la capacidad y calidad de sus servicios y por la conformación de sus distintas dependencias. Los nuevos métodos sanitarios del siglo XIX provocaron su abandono y posterior ruina, aunque esta no se produjo masivamente hasta muy avanzado el siglo XX.

Tras la desamortización de Mendizábal quedó en ruinas, pasando a ser vivienda privada a principios del siglo XX. Aún se pueden ver las ruinas, que han sido cerradas al público. En la puerta puedes encontrar una placa con información del hospital.

8. El Palacio y la Capilla del Pilar

palacio fuentidueña-pasos de viajera
palacio fuentidueña-interior-pasos de viajera

El Palacio situado en la Plaza del Palacio, a la que da nombre, fue construido a mediados del siglo XV. Fue residencia de D. Pedro de Luna Manuel y su familia. Posteriormente, el Conde de Montijo hizo reformas de estilo renacentista.

La Capilla del Pilar es un templo de estilo neoclásico y de grandes proporciones con fachada sencilla y simétrica pero grandiosa, realizada en sillería caliza. Es sobrecogedor el enorme escudo de armas que figura en su fachada con los linajes de los Montijo y Fuentidueña.

Se trata de una de las iglesias barrocas de mayor magnitud de la provincia y está sin duda entre las más “formalizadas” en cuanto a sus elementos estilísticos. Fue construida entre 1717 y 1720, derribando parte del palacio y el antiguo oratorio; para su construcción se siguió el modelo de la Capilla del Palacio Real de Madrid.

En la actualidad, se ha reconvertido en Posada Real y los trabajos de rehabilitación y adaptación de lo que fue la Capilla a la actual Posada Real se iniciaron en Febrero de 2003 y se terminaron en Junio de 2008. Se llama El Palacio de los Condes y contiene bar, restaurante y hotel. Se celebran bodas y eventos y su interior es espectacular, pues el salón tiene una altura descomunal y las habitaciones son rústicas y entrañables. Sin embargo, últimamente se encuentra cerrado. Esperemos que lo reabran pronto.

Junto al Palacio, como comentamos anteriormente, se encuentra la puerta de la muralla del Palacio, que fue la entrada principal a la villa. Como curiosidad, también se puede llamar la “puerta de la nevera”, ya que se encuentra en la calle del mismo nombre y porque, siempre que pases, notarás fresquito, parece que baja la temperatura ahí siempre un poco (o es cosa mía). En esta misma plaza del Palacio puedes encontrar uno de los 3 bares del pueblo, el “Bar del Mirador“. Un bonito bar, en la zona alta del pueblo. Sin duda, el mirador que tiene en su interior merece una visita.

Seguimos por la calle Nueva hacia la plaza de Fuentidueña. Esta calle es muy bonita, ya que contiene numerosas piezas armeras, escudos, estelas funerarias medievales y restos de portadas medievales civiles. ¡Fíjate en las fachadas de las casas y en todos los detalles! Y, cerca de la plaza de la villa se observan interesantes ejemplos de arquitectura popular, entre los que cabe destacar el espacio urbano con construcciones mixtas de entramado de madera. Son unos soportales con columnas de madera y base de piedra. ¿Sabes por qué se hacían así? Primero, porque así la madera dura más tiempo, ya que, si llueve, la madera no está al ras del suelo y no se pudre y, por otra parte, para cuidarla de los carruajes que pasaran. ¿No es genial?

9. Ayuntamiento y plaza de Fuentidueña

fuentiduena-segovia-plaza pueblo
Ventanas mirador de la plaza
fuentiduena-segovia-ayuntamiento
Ayuntamiento de Fuentidueña

Llegamos a la plaza de la Villa y sorprenden las dos ventanas creadas en la misma muralla. Unos miradores que son un espectáculo. ¡Asómate! Las vistas desde ahí son preciosas y el marco que generan estos miradores hacia el pueblo es único. Se construyeron entre los s. XII y XIII.

Justo enfrente se encuentra el Ayuntamiento, que fue un palacio durante el reinado de Doña Urraca y Alfonso El Batallador.

En el centro de la plaza hubo durante muchos años una enorme olma, un árbol centenario e increíble. Sin embargo, contrajo una enfermedad y no lo pudieron salvar. En su lugar, queda hoy una farola.

En el otro lado de la plaza está la Casa de la Comunidad de Villa y Tierra. En la actualidad, la antigua Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña mantiene aún su estructura y su cabeza en esta villa, agrupando a 21 pueblos y usando este espacio para sus reuniones. Este es un edificio señorial adosado a la muralla, fue la antigua cárcel del alfoz de Fuentidueña.

Esta Comunidad nació el 20 de junio de 1147, fecha en la que existe un documento durante el reinado de Alfonso VII. La Comunidad tenía sus propios órganos de gobierno y celebraba sus reuniones en el atrio de la iglesia de San Miguel, para resolver intereses de la Comunidad. Es interesante ver cómo, hasta nuestros días, se ha mantenido el nombre de Fuentidueña como parte del nombre de muchos pueblos sobre los que tenía autoridad. Por ejemplo, el Vivar de Fuentidueña, Fuentesaúco de Fuentidueña, Calabazas de Fuentidueña, Cozuelos de Fuentidueña, etc.

Si seguimos nuestro camino nos encontraremos con la Puerta de la Calzada, la tercera de las puertas de la muralla de Fuentidueña.

10. La Iglesia de Santa María la Mayor

iglesia santa maria la mayor-fuentidueña
Iglesia Sta. María la Mayor
FUENTIDUENA_festividades_purisima
Chisquereta durante las fiestas de la Purísima

Llegamos a la tercera iglesia de Fuentidueña, la Iglesia de Santa María la Mayor o del Arrabal, matrona de la villa. Esta se encuentra ya en la zona baja del pueblo, cerca del puente romano, en el margen izquierdo del río Duratón. Se dice que debió de edificarse sobre los restos de una primitiva ermita a la que en el siglo XI, se le fueron añadiendo un tosco ábside de mampostería con bóveda de medio horno y otras capillas. Es considerada la iglesia más antigua de la villa, debido a que anteriormente a la iglesia románica habría existido otra construcción de origen visigodo. Con motivo de unas obras recientes se han descubierto junto al ábside tres sarcófagos labrados en piedra. Adosada a la iglesia se construyó en el siglo XVII una capilla bajo la advocación de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. 

La Inmaculada Concepción, matrona de la villa se celebra cada 8 de diciembre por todo lo alto. Y por alto me refiero a la gran hoguera que se monta en el patio frente a la iglesia la víspera de la fiesta. Las llamas pueden superar los veinte metros de altura y se agradecen para amainar el frío que arrecia. Una vez que la chisquereta comienza a apagarse, se reparten las cenizas del fuego entre las familias presentes para cocinar chuletas, chorizos, costillas y lo que surja. Es una fiesta animada por procesiones donde se baila al son de la dulzaina y el tamboril.

11. Puente medieval y parque de S. Lázaro

Puente medieval de Fuentidueña - pasos de viajera
Puente medieval desde el aire
paque san lazaro - fuentidueña
Parque de S. Lázaro, zona recreativa

Si cruzas al otro lado del río a través del imponente puente medieval fabricado con piedra, podrás ver el parque recreativo de San Lázaro, con barbacoas, mesas y un área de juegos infantiles. Junto al parque tienes los otros 2 bares-chiringuitos de la villa: el chiringuito de Rufino y el de Mari Ángeles. Por cierto, si buscas una buena zona de baño en el río en verano es sin duda, ésta. Justo enfrente de los chiringuitos, esta zona del río se llama “el bañadero“, no cubre mucho pero es perfecta para un chapuzón. Te aconsejo que uses “cangrejeras”, un calzado especial para no hacerte daño con las piedras del río y ¡cuidado con los cangrejos! El río Duratón es un río vivo, en el que reina una fauna y flora aún bastante bien conservada. Sin duda, respétala y cuídala durante tu visita.

Este espacio también se utiliza mucho durante la Semana Cultural, que se celebra la primera semana de agosto. Se utilizan los dos frontones y la cancha de fútbol y se organizan actividades para todas las edades. Y, por su puesto, no te puedes perder la Noche de Agua y Fuego, un espectáculo que viene celebrándose los últimos años. Por una noche, la villa apaga sus luces eléctricas para iluminarse únicamente con velas. Múltiples actividades, como pasacalles, teatros, visitas guiadas y teatralizadas se dan lugar y, como colofón, un show de luces, música y baile en el río. La villa, con todo su aire medieval da mucho juego para esta noche y pasearse por sus calles iluminadas enteramente con velas y cirios es una maravilla que te recomiendo vivir.

Imágenes de la Noche de agua y Fuego
noche de agua y fuego-fuentidueña-2

Para comer, el plato más famoso es el lechazo asado en cualquiera de los magníficos hornos de leña de la Villa, pero existen otros platos de muy alta calidad como son el pato asado, carrillera de ibérico, estofados y escabechados de caza menor, setas de temporada, trucha de Fuentidueña marinada, rabo de toro, paella, estofado de cordero, pollo de corral, postres caseros y tarta de cuajada. No olvides pedir uno de los vinos “Castillo de Fuentidueña”, elaborados y embotellados por F. Pertierra.

cordero asado-fuentidueña
Cordero asado al horno de leña en Fuentidueña

12. Convento franciscano de San Juan de la Penitencia

convento fuentidueña
convento fuentidueña
Convento de San Francisco desde el aire

Camina por debajo de los arcos del puente, sigue el precioso camino que hay bordeado por chopos, pasa por otro de los manantiales naturales de la villa, la “fuente del convento” y llegarás al convento. Su primera construcción data del s. VI, siendo habitado por los frailes Solitarios de San Juan Bautista o de la Penitencia, a imitación de lo que hizo San Juan Bautista en el desierto. Estuvo abandonado durante más de 200 años, siendo reconstruido en 1162, pasando a ser ocupado por frailes mercenarios en 1299 y en 1496 por frailes franciscanos. En el presbiterio y en el convento fueron enterrados varios nobles de la casa de los Luna. Asimismo, es destacable la pintura que estuvo en el altar mayor, el cuadro de ‘Las Once Mil Vírgenes’. 

Tras la desamortización de Mendizábal en el s. XIX, pasó a manos privadas, siendo en la actualidad un espacio exclusivo para bodas, banquetes y celebraciones llamado el Convento de San Francisco.

Zonas de baño en Fuentidueña

No puedes irte de Fuentidueña sin darte un chapuzón en el río Duratón. Tienes diferentes zonas de baño en el pueblo y alrededores.

  • Zona del bañadero, justo enfrente de los chiringuitos, al lado del puente medieval. Es una zona que cubre por la cintura de un adulto en las zonas más profundas, así que es un lugar de baño tranquilo y seguro para familias.
  • Zona de la presilla. Si caminas por la vereda del río contra corriente, llegarás a la presilla, que es una construcción que se creó en el río para medir su caudal y fuerza, cuando echan la riada (sueltan agua de la presa). Las zonas más profundas pueden ser de 3 metros aproximadamente, así que hay que saber bien nadar. Suele ir la gente joven.
  • Zona de la presa de las Vencías. En la zona alta del río, subiendo por la vereda izquierda, llegarás a esta magnífica presa. Zona de baño como tal, no la recomendaría, la verdad. Ya que no está adaptado para ello, pero es una visita y paseo recomendado tanto andando como en coche.
  • Zona de la Serranilla. Para llegar aquí, es mejor seguir el lado opuesto del río Duratón. Hay una ruta marcada por la zona de la derecha, que comienza al terminar la zona de casas. Se puede ir andando, en bici o en coche, aunque muy despacito, porque la carretera no está asfaltada. De hecho, para ir en coche, recomendaría mejor salir del pueblo hacia Cantalejo y justo enfrente del pueblo del Vivar, hay una bifurcación que te marca a la Serranilla. Parte de la carretera es mejor para ir en coche por aquí. En la zona de la Serranilla hay chiringuitos para poder comer y pasar el día. A veces, hay que reservar para tener sitio o canoas preparadas. Puedes alquilar kayak y hacer una excursión por la zona de los acantilados, totalmente recomendable. Tienes playitas y zonas de baño y es un lugar perfecto para disfrutar de un día de baño con amigos o familia.
Presa de las Vencías
serranilla-fuentidueña
La Serranilla

Otras actividades en la villa

Aquí acaba nuestro recorrido por Fuentidueña, me dejo mil cosas en el tintero pero no acabaría nunca de hablar sobre este precioso pueblo de Segovia. Sin duda, el recorrido propuesto lo puedes hacer en un día, ya que las distancias no son grandes de un monumento a otro, pero si estás un fin de semana, podrás disfrutar más de cada lugar. Además, hay muchas rutas que puedes hacer si estás más días como visitar los manantiales del Salidero y sus molinos de agua, subir a la presilla y a la presa de las Vencías, o ascender al pico de San Blás (el más alto de Segovia), o muchas otras actividades como kayak, espeleología o escalada. Desde luego, ¡no te vas a aburrir!

Artículos de recuerdo de Fuentidueña

Si te ha gustado Fuentidueña, seguro que te encantaría guardar algún recuerdo. Fuentidueña cuenta en la actualidad con Queen’s Store, 2 tiendas online con diferentes diseños en camisetas, tazas, pegatinas, imanes, fundas de móviles y cojines, bolsas de tela y mucho más. Puedes comprar desde la comodidad de tu móvil ya que es online. Puedes seguir las tiendas en Facebook y en Instagram. Continuamente actualizan con nuevos modelos.

Fuentidueña en las Redes Sociales

La villa de Fuentidueña cuenta con presencia en internet con su web oficial. Además, puedes seguir actualizaciones por Facebook e Instagram.

Aparte de las cuentas oficiales, puedes seguir la página de Facebook de La villa de Fuentidueña, en la que se publica más periódicamente, a pesar de no ser la página oficial de la villa y tiene mucha actividad. Se comparten imágenes, curiosidades y actividades de la villa. También puedes unirte al grupo de Facebook Grupo de la Villa de Fuentidueña, donde puedes publicar tus propias fotografías y preguntas o comentarios relacionados con la villa para generar debate.

En Instagram, te aconsejo seguir la cuenta de Reina de las Fuentes, en honor al nombre de la villa. Sus publicaciones y stories son continuas.

Bibliografía de Fuentidueña

Si te gustaría saber más sobre la historia de Fuentidueña, te recomiendo estos libros:

  • Hernansanz Navas, Justo (1985). Fuentidueña y su alfoz: notas histórico-arqueológicas. Autoedición. ISBN 978-84-398-4817-2.
  • Herrero Hernánsanz, César (2006). Guía cultural de Fuentidueña y rutas culturales de Castilla. Autoedición. ISBN 978-84-611-1366-8.

Fuentes de Fuentidueña

Aunque conozco este precioso pueblo, me he ayudado de los siguientes enlaces para la parte más técnica e histórica.

raquel-pasos de viajera-fuentidueña-2
Yo de incógnito este verano 2020 en Fuentidueña

Espero que te haya gustado este pueblo y lo visites, porque merece la pena. Si deseas preguntarme algo o dejarme un comentario, no dudes en escribirme a continuación y comparte este artículo con tus amigos y familiares, para que no se pierdan la oportunidad de saber más sobre la villa de Fuentidueña.

Saludos,

Raquel

¡Saca el mayor partido a tus viajes!

Da tu primer paso de viajera. Organízate, haz la maleta y sal de tu zona de confort.

¿Y lo primero que piensas es que puedes aburrirte cuando viajas sola?

¡Eso es porque no realizas las actividades que te voy a proponer!

¡Se te va a quedar corta la espera!

¿Quieres saber cuáles son las 10 maneras más efectivas para que se te pase el tiempo volando?

Te regalo un ebook con todas las actividades necesarias, fáciles de hacer y transportar contigo siempre, para que puedas usarlas en cualquier momento y lugar. Las esperas también forma parte del viaje, ¡aprovéchalas!

 

¡Compártelo a través de la redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.